sábado, 20 de enero de 2018

PASANDO LA HOJA / Dolor para la reflexión


MANUEL ISIDRO MOLINA
La ligereza del venezolano volvió a encandilar la escena política nacional e internacional, a propósito del cerco y enfrentamiento que dio como resultado la muerte de al menos 9 venezolanos en la parroquia El Junquito del Distrito Capital, Caracas. El lunes 15 de enero, realidad violenta, mediática y política se mezclaron explosivamente para confusión general de la población, que todavía se debate entre hechos ciertos, mentiras, omisiones y especulaciones anímicas hasta de impotencia.

Nunca dudé de las temerarias acciones de Oscar Pérez, quien días después del asesinato –supuestamente por atraco- de uno de sus hermanos en Caracas, decidió alzarse contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, haciendo lo que mejor sabía hacer: conducir un helicóptero del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) –secuestrado en el aeropuerto La Carlota, por supuesto-, sobrevolar Caracas y atacar a tiros y con una granada que no explotó al Tribunal Supremo de Justicia y al Ministerio de Interior, Justicia y Paz. Salvo por lo insólito del ataque y su espectacularidad “cinematográfica”, pues no tuvo otras consecuencias que una ola especulativa que incluyó la parte de quienes calificaron los hechos como “pote de humo del gobierno… montada por el G2 cubano”.

Desde aquel 27 de junio de 2017, se supo de las inconsistencias de OP, su evidente soledad, sin arraigo social ni político, aunque con valentía y decisión de sacrificio personal en su nuevo propósito de contribuir a derrocar al gobierno. El lunes 18 de diciembre pasado, OP dirigió el asalto incruento al comando de la Guardia Nacional Bolivariana en Laguneta de La Montaña, parroquia San Pedro de Los Altos, estado Miranda, donde controlaron y maniataron a los efectivos militares y sustrajeron 20 fusiles AK103, 3 pistolas y municiones de ese componente militar, que resultó humillado y desconcertado. Ya era deducible mayor articulación y apoyo logístico, a pesar de los esfuerzos de inteligencia y persecución a esa célula subversiva por parte de los organismos policiales y militares.

La madrugada del lunes pasado, casualmente día de presentación del mensaje presidencial ante la Asamblea Nacional Constituyente, ocurrió lo que era perfectamente previsible: cerco de los subversivos encabezados por OP, enfrentamiento a tiros y violento desenlace con pérdida de vidas humanas, heridos y varios privados de libertad.

Los detalles verdaderos no se conocerán, al menos en estos días. La opacidad del gobierno y el manejo abusivo del sistema de justicia impiden conocer “oficialmente” lo ocurrido: pocos confían en la palabra gubernamental –ligera y mañosa-, sea en boca de Nicolás Maduro, del ministro Reverol o del constituyente Cabello, el más agresivo y desconsiderado, envuelto en sus empaques de vicepresidente del PSUV, jefecillo militar sin rango ni conocimientos que lo acrediten y comentarista de una televisión pública secuestrada por el sectarismo y la indignidad.

Lamento la muerte inútil de estos venezolanos, subversivos y policías, a quienes nunca llamaré “terroristas” –como mal dice el gobierno- ni “esbirros”  -como mal dice el variopinto coro que denuncia “masacre”. Mis condolencias a sus familiares y amigos verdaderos, a quienes les conocieron y comprendieron sus motivaciones. Mis condolencias al pueblo venezolano –yo incluido- por tanta insensatez, violencia y abuso de poder en este estadio corrompido y lamentable que vive la patria.

Alguna utilidad tendrá este doloroso episodio, si motiva una reflexión colectiva que supere el odio inoculado desde 1998 hasta hoy, por la intolerancia política, la codicia y el hundimiento moral; y contribuya a encontrar la ruta para la reconstrucción integral de Venezuela, país-sociedad que no merece estos lodos ni estos sufrimientos que nos agobian, maltratan y humillan.



·      EL SECUESTRO GUBERNAMENTAL de los cadáveres de los siete integrantes de la célula subversiva dirigida por Oscar Pérez, fallecidos en El Junquito el pasado lunes 15 de enero, constituye abuso de poder y desvío de la justicia.

·      EL PERSONAL FORENSE ORDINARIO DE LA MORGUE DE BELLO MONTE fue totalmente suplantado: los médicos de planta fueron sustituidos por forenses de justicia militar, ¿por qué?

·      LOS FAMILIARES DE LOS FALLECIDOS tienen derecho a retirar los cuerpos y disponer las honras fúnebres, después de conocer los respectivos informes forenses, cuya importancia judicial es clave.

·      LA OLA ESPECULATIVA ha tomado ribetes criminales contra la población inerme. No hay en Venezuela, presupuesto familiar que alcance esa loca carrera delictiva y codiciosa por parte de acaparadores, distribuidores y expendedores de alimentos, bienes de consumo masivo y medicamentos, varios de cuyos rubros superan unitariamente el salario mínimo y hasta el bono de alimentación decretados por el gobierno.

·      PARA NO REDUNDAR EN LISTAS DE PRECIOS conocidas, les cuento que una motocicleta TX 200 Empire original tiene un precio “mixto” de venta al público de Bs. 50.000.000 (cincuenta millones de bolívares) más $ 840 (ochocientos cuarenta dólares). No entendí esos precios al público, pregunté y me explicaron: “El cliente tiene que cancelar la moto en bolívares y dólares… Ese es el plan que tenemos”.

·      ¿DE QUÉ PAÍS NOS HABLÓ EL PRESIDENTE MADURO, EL LUNES 15? Mintió y omitió realidades, premeditadamente, sobre una Venezuela destrozada, hambrienta, enferma y desesperanzada, agobiada.

·      EL HUNDIMIENTO DE LA ECONOMÍA sigue su curso después de cuatro años seguidos de caída del producto interno bruto (PIB), con un crecimiento de precios demencial que castiga brutalmente a la familia venezolana, sin que se vean intentos serios por parte del gobierno, los empresarios y la ciudadanía de revertir tan nefasta tendencia.

@manuelisidro21 - @manuelisidroXXI

lunes, 15 de enero de 2018

PASANDO LA HOJA / ¿Quo vadis, Maduro?


MANUEL ISIDRO MOLINA
Las manos dispendiosas y la lengua manipuladora del presidente Nicolás Maduro no detendrán la loca carrera al abismo a la que está sometida Venezuela, con indescriptibles sufrimientos de nuestro pueblo, la destrucción económica y el derrumbe moral de la sociedad.

Maduro embiste con saña y maña. Lo poco que queda entre la pasmosa pobreza y la definitiva desestructuración de la economía pública y privada, el presidente lo estropea cual elefante en cristalería. Se cree fortalecido y nos habla de un país irreal y un apoyo popular, contradicho a diario por protestas sociales, saqueos de los desesperados hambrientos, escasez de productos de consumo masivo y una carestía de la vida simplemente insoportable, con componentes delictivos inocultables.

80 por ciento de la población rechaza su gestión y hasta se burla de su burdo proceder público, a veces pretendidamente festivo y otras simplemente payasesco, mediocre. Soy convencido de que Maduro no tiene remedio, incapaz como ha resultado para conducir la nación por una senda decorosa, transparente, productiva y solidaria. Y el 20 por ciento que puede mostrar como “trofeo”, pues no le pertenece, por razones obvias.

Más que un gigante con pies de barro, nuestro presidente es un mastodonte enseñoreado en un país semi destruido y colmado del barro putrefacto de la corrupción generada por la ya larga gestión Chávez-Maduro. Su destino es incierto, como el de Venezuela.

Como se lo expresé en diciembre pasado a mi colega y amigo Clodovaldo Hernández para supuestonegado.com,“enero puede ser un mes explosivo”. Ya palpamos evidencias crecientes de esa explosión social en ciernes, que ni a billetazo devaluado ni con represión sanguinaria podrá ser sofocada.

EL CONFESIONARIO

·      Bs. 5 MIL MILLONES SE ROBARON en la Gerencia General de Administración del SENIAT, bajo supervisión de Manuel Aristigueta.

·      SEIS FUNCIONARIOS FUERON ESPOSADOS y sacados del SENIAT por agentes del Comando Nacional Anti Secuestro y Extorsión (CONAS) de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), bajo la presunción de estar involucrados en este nuevo choreo. Cinco más han sido citados para declarar en el sistema judicial, pero entre los investigados no está incluido MA, protegido por el clan Cabello.

·      INVESTIGADORES DEL CONAS “están instalados en el SENIAT” por este caso de 5 mil millones de bolívares, que aunque parezca mucho, no es más que una gota en el océano de corrupción, robo y extorsión que anida en ese organismo jefaturado por José David Cabello, reconocido segundo hombre al mando del clan Cabello y hoy propietario de dos mansiones contiguas en el Country Club de Caracas.

·      “POTE ADUANERO” Y “POTE TRIBUTARIO” (dentro del cual destaca la Gerencia de Contribuyentes Especiales) son sistemas extorsivos de larga data y totalmente impunes durante el gobierno Chávez-Maduro sin solución de continuidad a lo largo y ancho del país. Pudrición que abarca las gestiones de José Gregorio Vielma Mora y José David Cabello.

·      VLADIMIR PADRINO LÓPEZ, ministro de la Defensa, debe ordenar una investigación penal a la Fiscalía General Militar con apoyo de la Dirección General de Inteligencia y Contrainteligencia Militar (DGICIM) sobre la presunta sustracción y comercialización delictiva (”bachaqueo”) de cajas de balas fabricadas por CAVIM (C. A. Venezolana de Industrias Militares).

·      LAS CAJAS DE 50 PROYECTILES CAVIM 9 mm. son vendidas a Bs. 1.500.000 c/u por los presuntos “bachaqueros de CAVIM” a distribuidores que las proveen a bandas delictivas, empresas de seguridad y agentes del CICPC –según mis fuentes-, a razón de Bs. 2.500.000.

·      ESTE GRAVE PROCEDER DE MILITARES ACTIVOS corrompidos, inmorales y codiciosos es delito de lesa patria, gravísimo no por el monto en bolívares de las operaciones mafiosas al detal, sino por lo que revela: saqueo y corrupción en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), que atenta contra la dignidad militar de Venezuela y nos pone en alto riesgo en materia de seguridad y defensa.

·      Y SI NO PARECE TAN GRAVE esto que denuncio públicamente, imaginemos respuestas a estas preguntas: ¿qué más sustraen estos militares mafiosos de las instalaciones de CAVIM? ¿Cuál es el destino final de ese flujo de proyectiles y posiblemente armas de guerra?

·      “DETENER EL HUNDIMIENTO DEL SAPI” exigen trabajadores honestos del Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual, hoy en manos de delincuentes del SENIAT destituidos después de haber sido apresados in fraganti en el restaurán “Terraza” de Las Mercedes por una comisión de la DGICIM, extorsionando al dueño de ese establecimiento comercial capitalino. Apadrinados por el clan Cabello, los integrantes de este grupo extorsionador fueron dejados en libertad, destituidos del Seniat y reciclados a otros puestos gubernamentales, sin tocar a los capos del “pote tributario”.

·      EVALÚEN ALGUNOS DETALLES IMPORTANTES: En el SAPI, “desde que destituyeron a Samán, lograron adecentarlo pero desde hace dos años cayó en manos de José Miguel Villanueva” (jefe de Contribuyentes Especiales del Seniat y “compadre de José David Cabello”). JMV envió como director del SAPI, organismo adscrito al ministerio de Economía y Finanzas, a Marco Tulio Flores, “el del caso de la ‘Terraza’”; a un sobrino como consultor jurídico; y a su novia Susana Ramírez como registradora, quien “metió a toda su familia y botó a los técnicos y profesionales especializados en propiedad intelectual”.

·      ESTA DENUNCIA SOBRE EL MALTRECHO SAPI incluye presuntos casos dolosos: “cobran todo en dólares”.

@manuelisidro21 - @manuelisidroXXI

miércoles, 10 de enero de 2018

“ENERO PUEDE SER UN MES EXPLOSIVO”

Por Clodovaldo Hernández / Supuesto Negado
http://supuestonegado.com
Peor imposible, podría ser un buen resumen para el balance que hace de 2017 el periodista y político Manuel Isidro Molina. Y, como consecuencia lógica de tal diagnóstico, su perspectiva de 2018 es muy sombría. “No entiendo esa actitud festiva del gobierno, pues no la tiene nada fácil”, dice.
Molina (Valera, 1950) fue diputado del Movimiento al Socialismo en los años 80 y 90, y presidió el Colegio Nacional de Periodistas entre 1996 y 1998. Es hermano del ex ministro y constituyente Ricardo Molina. Se desempeña como columnista del diario La Razón y viene de enarbolar “una candidatura simbólica” a la alcaldía de Caracas.

Balance de terror

Cuando se le pide un balance de 2017, Molina despliega una ristra de calamidades: hambre; hundimiento del producto interno bruto; desarticulación de la economía; pulverización del bolívar; deficiencias en el suministro de alimentos en las redes comerciales; el desastre de los CLAP (sectores que recibieron la bolsa solo tres veces en el año); no hay sueldo que alcance el costo de la vida; transporte público casi destruido; deterioro de todos los servicios de telefonía e internet; una infraestructura que se desmorona por falta de mantenimiento; tremendas deficiencias en la calidad del agua que se recibe; empobrecimiento general del país; falta o precios inalcanzables de medicamentos; deterioro de todos los servicios sanitarios, desde los hospitales hasta Barrio Adentro donde no hay ni aspirina; la corrupción generalizada como disparador del empobrecimiento; descapitalización de la economía por fuga de divisas (se estima que en el exterior hay 350 mil millones de dólares de particulares venezolanos); la pudrición del sistema judicial completo (tribunales, fiscalía, policías, militares, cárceles) que favorece los delitos de todo tipo; no existe la regulación de precios; no hay control de calidad para ningún producto o servicio.

Perspectiva para el gobierno

Luego de pintar tal panorama, Molina, naturalmente, no le tiene buenos vaticinios al gobierno:
“No creo que el gobierno esté tan fuerte como aparenta. Lo que pasa es que la oposición está débil, pero en todas las evaluaciones que pueden hacerse, en los análisis y encuestas de opinión, sale el resultado de que la inconformidad ronda el 80%. Con artimañas ha logrado ciertos éxitos, como la elección de la Constituyente; la elección de gobernadores, que fue impuesta; la elección de alcaldes, también impuesta con ardides como la de no elegir también los consejos legislativos y los concejos municipales. No entiendo tanta alegría del gobierno y esa ficción de celebración navideña cuando el pueblo está sufriendo como nunca”.
Aunque no soy alarmista, por primera vez pienso que enero puede ser un mes explosivo

¿Cómo se entiende entonces que se esté hablando de reelección y de adelanto de las presidenciales?

Contrario a lo que dice el presidente Maduro, 2017 no se cierra con un buen balance. Solamente un presidente descocado, enajenado o muy manipulador puede decir algo así. Aunque no soy alarmista, por primera vez pienso que enero puede ser un mes explosivo. Las protestas sociales que se han registrado en Táchira y Vargas se van a agudizar en enero porque no hay capacidad de producción y porque tradicionalmente hay un descenso estacional en los inicios del año, pero esta vez agravado porque la economía está fracturada. Los precios van a ser todavía más escandalosos, la escasez se agudizará y aumentarán las tarifas del transporte. Todo eso puede hacer que la gente reaccione violentamente. No lo estoy proponiendo, sino advirtiendo que puede pasar.
En tal caso, el gobierno puede hacer dos cosas: o trata de tapar todos esos huecos o recurre al expediente de la represión policial y militar. En ese caso le irá muy mal, pues el país coincidió con el gobierno en el enfrentamiento de la guarimba porque entendió que la motivación era política, tomar el poder, pero en este caso no se trata de eso, sino de hambre, de muerte en hospitales por falta de medicamentos, de desesperación social. Con ese cuadro tan complicado, veo difícil que se adelante la elección presidencial.
Además, eso sería fracturar el sistema constitucional, que podría generar una situación caótica. Creo que eso del adelanto es más bien una maniobra del gobierno para hostigar a los diversos factores de oposición, para generar desconcierto y ofuscación. Me inclino a creer que la elección será por allá en octubre. Porque, además, si se adelantan las elecciones sin que haya un acortamiento del período, y Maduro, como es previsible, resulta derrotado, ¿cómo puede estar un presidente electo congelado durante ocho meses? ¿Qué país aguanta eso? Me parece que si al gobierno le interesa preservar el poder, le conviene que las elecciones se hagan más cerca del final del año que del principio, pues estarán más lejos de este período de extremas dificultades que comenzará en el hueco de enero y febrero.
está el elemento de la posible candidatura de María Gabriela Chávez, que se había venido formando precisamente con Ramírez en la embajada en la ONU

El presidente Maduro parece confiar en que será reelecto ¿Cómo lo ve?

Es bastante cuesta arriba que el presidente Maduro logre ser reelecto. Tiene resistencias fuertes dentro del chavismo, donde ya se escuchan posiciones políticas críticas. La confrontación con Rafael Ramírez tiene ese signo. Cuando colocas peso a peso a Ramírez con Maduro, Ramírez le lleva una morena intelectualmente, en relación estrecha con el presidente Chávez, en ejecutoria político administrativa, en conocimiento de política petrolera y relaciones internacionales. También está el elemento de la posible candidatura de María Gabriela Chávez, que se había venido formando precisamente con Ramírez en la embajada en la ONU. Eso tiene una vinculación con Cuba. Su envío a ese cargo pareciera que fue una iniciativa de Fidel Castro. Esto se puede poner interesante.

¿Le ve oportunidad a Ramírez?

Él expresa en una disidencia fuerte en sectores tradicionales del chavismo, y por eso ahora está sufriendo la aplicación de la ley del rabo de paja, una persecución política no motivada por sanidad administrativa, sino para quitarlo del medio.
Molina aclara que está muy lejos de defender a Ramírez, pero advierte que “ese es el mismo expediente que utilizó Chávez contra (el general Raúl) Baduell, quien cometió delitos, no tengo ninguna duda al respecto, pero no se le aplicó la ley por eso, sino porque fue ‘infiel’ frente al gobierno al oponerse a la reforma constitucional de 2007”.
Según el entrevistado, Chávez marcó la pauta al interferir en la aplicación de la justicia en casos de corrupción cometidos por personas de su entorno que él decidió proteger, como Luis Miquilena, Juan Barreto, Rafael Isea y todos los otros oficiales del 4 de febrero “que devinieron en pudrimillonarios”.
La guarimba no fue derrotada por la elección de la Constituyente, sino por la repulsión que generó en el pueblo ese diseño de violencia

Perspectiva para la oposición

Molina tampoco tiene un buen balance de lo hecho por la oposición en 2017, ni una perspectiva halagüeña para el año entrante. “La guarimba no fue derrotada por la elección de la Constituyente, sino por la repulsión que generó en el pueblo ese diseño de violencia, de quema de personas vivas, de destrucción de bienes públicos y privados. No es la primera vez que ese tipo de estrategias absurdas de los sectores extremistas es derrotada, y que el gobierno gana porque sigue allí, porque no se logra el objetivo de derrocarlo”.
un empresario exitoso, sin antecedentes en la burocracia del Estado, al que no se le puede acusar de corrupto, joven y hasta simpático, con buen léxico y que sabe relacionarse

¿Qué posibilidades le ve a la candidatura de Lorenzo Mendoza?

Está marchando presionada por elementos del poder corporativo mundial, del occidente capitalista, los gobiernos de derecha de América Latina, los sectores empresariales y comunicacionales. Ese vasto sector lo ve como la gran solución frente al monolitismo del gobierno de Maduro. Él está analizando esto. Se sabe que se ha reunido con factores de oposición y les ha dicho que él solo será candidato si tiene el apoyo consensual de todos los factores de la oposición, incluyendo los partidos de la MUD y el poder empresarial, económico-comunicacional que gira alrededor de ellos. Si Lorenzo Mendoza logra ese objetivo, no tengo duda de que será el próximo presidente de Venezuela. No estoy diciendo que lo apoyaría, nunca respaldaría un proyecto neoliberal, pero el desprestigio del gobierno es de tal magnitud, que un empresario exitoso, sin antecedentes en la burocracia del Estado, al que no se le puede acusar de corrupto, joven y hasta simpático, con buen léxico y que sabe relacionarse, sería un candidato prácticamente imbatible frente a Maduro.
Es un diálogo de mezquinos, de irresponsables, de corresponsables de la crisis, cada quien tratando de tapar sus culpas y queriendo sacar una ganancia miserable

El diálogo

Para completar su pronóstico, Molina se refirió al diálogo que se reanudará el 11 de enero en República Dominicana. “No creo que haya resultados porque ese diálogo está planteado en términos bipartidistas. Esa es la razón por la que han fracasado todos los intentos anteriores. Es un diálogo de mezquinos, de irresponsables, de corresponsables de la crisis, cada quien tratando de tapar sus culpas y queriendo sacar una ganancia miserable. Solo a través de un acuerdo nacional se podría acortar el período presidencial y empezar a solucionar la crisis económica, política y moral que sufre la nación”.
_______________________________
http://supuestonegado.com/web/enero-puede-mes-explosivo-advierte-manuel-isidro-molina/

lunes, 1 de enero de 2018

VENEZUELA 2018 / Rebelión popular y cívica

2018 inicia con una enorme carga de pobreza social, desestructuración económica y depredación moral, acumuladas durante las últimas décadas y acelerada inusitadamente desde el fin de la era Chávez y el comienzo de la era Maduro, en diciembre de 2012. 

Han sido cinco años de macro crisis inocultable, dolorosa, inmerecida, nunca imaginada en Venezuela, reino del petróleo, el oro y los diamantes, cuna de libertadores y asiento de un pueblo noble asediado hoy por el empobrecimiento, la confusión y la desesperanza, que han provocado una diáspora sin precedentes: centenares de miles de venezolanos y venezolanas se han marchado del país a probar oportunidades en otras latitudes. Cualquier argumentación en contrario es propaganda de la peor, manipulación cínica y prepotente desde el poder controlado y las mafias enriquecidas.

No repetiré la triste cadena de inicadores económicos y sociales que destrozan la felicidad de nuestro pueblo: el gobierno los ha escondido contumazmente, igual en materia de salud y alimentación, que en índices macroeconómicos, un mar de opacidad sistemática e ilegal, incluso contrariando convenios y normativas internacionales. 

Nadie confía en las pocas cifras del Banco Central de Venezuela (BCV), el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el ministerio de Finanzas o los despachos de Salud y Agricultura, sin contraloría real desde la Asamblea Nacional, la Contraloría General de la República, la Fiscalía General o la Procuraduría General, importantes instituciones reducidas a oficinas de cohonestación del saqueo y la descapitalización de Venezuela, a manos de mafias burocráticas, militares y empresariales, extremadamente codiciosas.

Este proceso de destrucción nacional no solo es insostenible, sino que no debemos permitir que continúen profundizándolo. Vivimos una hora menguada y extremadamente dolorosa: hambre y desnutrición, destrucción del aparato productivo en los ámbitos público y privado, degradación política e institucional, cobardía y corrupción, traición a la patria y penetración de las sanguinarias mafias colombianas, a lo largo y ancho del país, con sus altas dosis de inmoralidad haciendo pasto en llamas de la codicia y falta de valores y cojones de buena parte de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y del Sistema Nacional de Justicia, cuyos integrantes corrompidos y hedonistas son los principales compinches de las bandas delictivas nacionales e internacionales.

Desde Colombia, el ataque ha sido profundo y estructurado: la oligarquía colombiana nunca había tenido la oportunidad de destrozar nuestras potencialidades económicas, políticas, sociales, militares y de seguridad, como hoy; a sus capos les interesa una Venezuela endeble, semidestruída, enervada. De este gravísimo problema de seguridad y defensa estratégica de Venezuela, nadie habla, ni en Colombia ni en Venezuela. Simplemente, no es tema de la agenda política: allá, porque la conspiración contra nuestro país es general y descarada, desde las esferas del poder político hasta las fuerzas militares y las poderosas mafias del narcotráfico, el contrabando, el sicariato y la prostitución, asociadas al poder oligárquico; y aquí, porque la mediocridad y la corrupción civil y militar ha alcanzado niveles de albañal.

Solo una rebelión popular y cívica en defensa de los legítimos derechos sociales y políticos a una vida en democracia con dignidad y decoro, puede revertir esta tendencia degradante. Si continuamos por el camino impuesto por la irrelevante confrontación PSUV-MUD, nos hundiremos más. Lo exige también, el resguardo de nuestra independencia e integridad territorial, y la seguridad estratégica de nuestra economía y los derechos que nos hemos dado a una vida decente, productiva y feliz. 

Demos un paso al frente, sin violencia ni irracionalidad, en paz, sin destrucción material ni más pérdidas humanas. Se puede avanzar, solo si rompemos con las políticas irresponsables y altamente destructivas de los saqueadores del siglo XXI. Es hora de que el presidente Nicolás Maduro salga de Miraflores, abra camino a la paz superadora, y el pueblo reasuma el protagonismo perdido.

2018 debe ser el año de la reconstrucción nacional sobre los escombros que han dejado los irresponsables de la confrontación irracional PSUV-MUD, junto con sus compinches del saqueo y la descapitalización de Venezuela. Es lo único viable para el relanzamiento de Venezuela.

¡Feliz año 2018!

MANUEL ISIDRO MOLINA

lunes, 18 de diciembre de 2017

PASANDO LA HOJA / La caída de Ramírez


Manuel Isidro Molina
Rafael Ramírez no es el primero ni será el último en caer bajo la larga mano del gobierno/PSUV. No lo llamo “chavismo” ni “madurismo” porque es mucho más que eso: viene desde la era Chávez que se entronizó en Venezuela del 06.12.1998 al 08.12.2012, y sin solución de continuidad entró en la era Maduro, a partir de aquel dramático testamento autocrático –televisado, por supuesto- que descargó contra la dignidad de la patria al heredero infame, “desde mi corazón”.

Hugo Chávez fue maestro en el sometimiento de sus subalternos militares y civiles, para lo que necesitó y como lo necesitó, bajo juramento y silencio sepulcral, con su visión unívoca del poder y un grado maquiavélico solo equivalente históricamente al que protagonizó Juan Vicente Gómez.

“Lealtad absoluta”, clamaba a nombre de la “patria”, la “revolución” y el “socialismo”. Era el Chávez de los secretos, ilegalidades, abuso de poder y corruptelas que imponía a sus subalternos más cercanos y comprometidos, como Raúl Isaías Baduel y Rafael Ramírez Carreño, el primero y el último, hasta ahora, decapitados política, civil y penalmente.

La historia del ex ministro de la Defensa es conocida: al oponerse a la reforma constitucional promovida por Chávez y derrotada por la mayoría de la población electoral en 2007, fue objeto de persecución penal por delitos de corrupción y enriquecimiento ilícito, que lo llevó a la cárcel durante siete años y once meses; pero justo al cumplir la pena, lo ruletean y mantienen privado de libertad bajo acusaciones de conspiración contra la "independencia e integridad de la nación", por acción de la justicia militar, es decir, por órdenes del presidente Nicolás Maduro y la aquiescencia del alto mando militar.

La caída del ex ministro de Energía y Petróleo, presidente de Petróleos de Venezuela, S. A. (PDVSA), vicepresidente de gobierno para Asuntos Económicos, ministro de Relaciones Exteriores, embajador ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) y vicepresidente para occidente del PSUV, además de ex representante de Venezuela ante la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), ha sido más lenta pero igualmente mortífera, definitiva, ahora bajo presuntos cargos de corrupción y legitimación de capitales, según anunció el fiscal general Tareck William Saab, por delación del súper millonario Diego Salazar Carreño, primo de RRC y jeque de los seguros y reaseguros de PDVSA durante los doce años que el ministro duró al frente de esa “gallina de los huevos de oro”.

Sin duda, Maduro le cobra a Ramírez, sus críticas al modo torpe y corrupto de arruinar la economía, pero sobre todo su intencionalidad política de abrir un debate nacional que lo podría haber llevado a disputarle la presidencia de la República, bien con Ramírez de aspirante ora con María Gabriela Chávez, embajadora alterna ante la ONU, hija del difunto mandatario y también mimada por Fidel Castro y acariciada por el gobierno de su heredero Raúl Castro desde La Habana. Les lanzó a la yugular, muestra de sesgo estalinista que, de paso, sirve de advertencia a Diosdado Cabello, por si se le ocurre insistir en sus conocidas aspiraciones presidenciales desde los ámbitos de dominio de las mafias militares de la corrupción y el abuso de poder, que dicen con desparpajo “controlar” los mandos y jerarquías superiores de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y áreas clave del gobierno/PSUV, la economía, las divisas y el comercio internacional, mientras el pueblo muere de mengua, empobrecido, con escasa alimentación y sin medicamentos, bajo un demencial costo de vida especulativo y genocida, por razones conocidas que no cabe citar en esta oportunidad.

El gobierno/PSUV, hoy bajo la mano férrea de Maduro, es una torcedura monstruosa, histórica y moralmente. Estalinismo a la venezolana, se podría considerar. Lo peor que nos haya podido ocurrir es esta herencia de Hugo Chávez gestionada y aprobada por Fidel y Raúl Castro, interesados en el control del silencio sepulcral de las fétidas acumulaciones morales y administrativas de la era Chávez, que han hecho eclosión en la era Maduro.

Y no es que Baduel y Ramírez -como muchísimos otros y otras- sean inocentes de enriquecimiento ilícito, legitimación de capitales y otros delitos, sino que estamos ante casos similares de persecución penal sobre presuntos delitos cometidos, pero no por motivos loables de justicia y ética en la función pública sino por motivaciones políticas, en lo que he llamado “Operación Rabo de Paja” (ORP), inaugurada por Chávez contra Baduel y continuada por Maduro contra Ramírez.

El presidente Maduro cree que va “bien, muchacho, vas bien”, pero la realidad indica todo lo contrario: se está secando con la ultra concentración de poder que ha generado con las impuestas y ventajistas elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente, gobernadores y alcaldes. Cree –y es su grave error- que con más del 80 por ciento de la población en contra, hambrienta y enferma, tiene asegurada su reelección en 2018, con la pudrición y el fracaso hasta sus bigotes, por él celebrados “como los de Stalin”. La mediocridad es libre, como el miedo y la sobre confianza de los delincuentes.



·          NOS DESPEDIMOS HASTA ENERO PRÓXIMO, deseándoles -por encima de la genocida crisis que nos agobia y empobrece- una feliz navidad y un próspero año nuevo, en unión de sus familiares y amigos. Reciban mi abrazo solidario, como siempre, con optimismo y voluntad para vencer las dificultades.

@manuelisidro21 - @manuelisidroXXI

viernes, 15 de diciembre de 2017

IPS / Se desmorona la industria petrolera de Venezuela

El complejo refinador de Paraguaná, en el noroeste de Venezuela, uno de los mayores del mundo pues puede procesar un millón de barriles por día, trabajaría solo a un tercio de su capacidad instalada. Crédito: Pdvsa
Por HUMBERTO MÁRQUEZ
CARACAS, 14 dic 2017 (IPS) - La corrupción en la estatal industria petrolera de Venezuela, denunciada por el propio gobierno y con exministros y altos gerentes tras las rejas, es la más reciente evidencia de que, en el país con las mayores reservas de petróleo en el planeta, el sector del que depende su economía se está desmoronando.
La primera baja “está en la producción de crudo, una merma de un millón de barriles (de 159 litros) por día”, señaló a IPS el docente universitario Luis Oliveros, pues en diciembre de 2013 se produjeron 2.894.000 barriles diarios contra 1.837.000 en noviembre de 2017, según cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).
En 2018 la producción podría disminuir otros 250.000 barriles por día, al ritmo actual, y Venezuela, cofundador de la OPEP en 1960, cuando era el mayor exportador mundial de crudo, se convierte en un actor casi irrelevante en el mercado global, apuntó Oliveros, especialista en economía.
Ello a pesar de que tiene el mayor depósito conocido de hidrocarburos líquidos, la sudoriental Faja Petrolífera del Orinoco, de 55.000 kilómetros cuadrados bajo los que habría 1,4 billones (millones de millones) de barriles de crudos, sobre todo extrapesados, de los cuales Venezuela considera reservas probadas 270.000 millones de barriles.
El petróleo es casi el único producto de exportación, la fuente de 95 por ciento de los ingresos de divisas, y a mediados de esta década representaba más de 20 por ciento del producto interno bruto. La mayor parte del negocio está en manos de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), que tiene algunas asociaciones con trasnacionales.
El presidente Nicolás Maduro lanzó una purga el 28 de noviembre dentro de PDVSA, en medio de la madeja de denuncias e investigaciones de corrupción, y pidió a los nuevos mandos, encabezados por un general que debuta en la industria, Manuel Quevedo, que trabajen para elevar la producción en un millón de barriles por día.
Un objetivo inmediato sería cubrir la cuota asignada por la OPEP para 2017-2018, que alcanza a 1.970.000 barriles por día, planteó el asesor presidencial Alí Rodríguez.
“Solo para sostener la actual producción de 1,85 millones de barriles por día  -no hablemos de incrementarla- se requiere inyectar a la industria entre 4.000 y 5.000 millones de dólares, y la evidencia es que ese dinero no está allí”, dijo Alberto Cisneros, presidente de la firma de asesoría petrolera Global Business Consultants.
Con su economía dislocada por una inflación de cuatro dígitos, control cambiario con varias paridades para una moneda que se deprecia a diario, escasez de alimentos, medicinas e insumos esenciales y una deuda externa de más de 100.000 millones de dólares, Venezuela no dispone de recursos suficientes para inyectarle a la industria, observó a IPS.
En ese entorno, la actividad petrolera “se resiente además por problemas de gerencia desde que PDVSA en 2003, tras una huelga contra el gobierno, despidió a 18.000 empleados, la mitad de su plantilla”, recordó a IPS el ex viceministro de Energía (1999-2002) Víctor Poleo.
Y la corrupción quedó espectacularmente visibilizada este diciembre, cuando la Fiscalía General envió a la cárcel, por delitos que van desde falsificación de cifras de producción hasta peculado y atentado a la soberanía del país, a 67 directivos y gerentes de PDVSA.
Están incluidos dos exministros de Petróleo del presidente Nicolás Maduro, en el poder desde 2013, Eulogio del Pino y Nelson Martínez, quienes además fueron presidentes de PDVSA y de su filial estadounidense, Citgo, a la que habrían perjudicado al renegociar deudas.
Más aún, la Fiscalía investiga penalmente a Rafael Ramírez, ministro de Petróleo y presidente de PDVSA entre 2002 y 2014, y hasta noviembre último embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, por su posible imbricación en operaciones de lavado de dinero a través de la entidad Banca Privada de Andorra.
Petromonagas, una sociedad de PDVSA con la compañía rusa Rosneft, extrae crudo de la Faja Petrolífera del Orinoco, en el sureste de Venezuela, considerada el mayor depósito de hidrocarburos líquidos del planeta. Crédito: Pdvsa.
Según el diario español El País, que reivindica acceso a informes que trabaja la jueza andorrana Canòlic Mingorance, allegados a Ramírez cobraron al menos 2.000 millones de euros (2.360 millones de dólares) en comisiones ilegales entre 1999 y 2013.
Bajo la nube de acusaciones de corrupción, impericia y manejos dolosos aparece lacerada PDVSA, surgida de la nacionalización de la industria en 1975 y que durante años se ufanó de pertenecer al quinteto de las principales compañías petroleras del mundo.
La producción “declina por falta de inversión y mantenimiento, comenzando por la vetusta cuenca del noroccidental lago de Maracaibo, que no entrega más de 450.000 barriles por día”, señaló Cisneros. Desde 1914 se han perforado allí más de 13.000 pozos, y hasta comienzos de este siglo la cuenca del lago produjo más de un millón de barriles diarios.
Cifras oficiales

PDVSA se presentó, en sucesivos informes anuales, como la quinta empresa petrolera mundial, detrás de Aramco (Arabia Saudita), NIOC (Irán), CNPC (China) y Exxon (EEUU) con base en estas cifras que sostuvo oficialmente hasta el pasado noviembre:

Reservas probadas de crudo: 302.250 millones de barriles: Extra pesado: 261.253 millones, pesado 18.217, mediano 9.538, liviano 10.743, otros 2.499 millones de barriles.

Reservas probadas de gas: 202.698 millones de pies cúbicos.
Producción de crudo y líquidos de gas natural (2016): 2.571.000 barriles diarios (b/d).
Producción de gas natural: 7.926 millones de pies cúbicos diarios
Oleoductos: 3.055 kilómetros.
Yacimientos: 4.310. 
Pozos activos: 18.566
Capacidad de refinación en Venezuela: 1.303.000 b/d.
Capacidad de refinación en el exterior (propietaria o socia de refinerías en Estados Unidos y Europa): 1.188.000 b/d.
Exportaciones (2016): 1.818.000 b/d de crudo y 371.000 b/d de productos
Ventas de líquidos al mercado interno: 510.000 b/d.
Fuerza laboral petrolera: 110.648 personas en Venezuela y 4.535 en el exterior.
Ingresos (2016): 48.000 millones de dólares. Costos y gastos: 46.000 millones. 
Patrimonio: 87.100 millones. 
Deuda financiera: 41.000 millones de dólares.
Los campos del oriente, relativamente nuevos, aportan el resto de la producción, pero la cifra de 1,3 millones de barriles diarios extraídos en la Faja del Orinoco, indicada por del Pino a mediados de año, ha quedado desautorizada por la investigación penal.
Las exportaciones, destaca el experto venezolano Francisco Monaldi, de la estadounidense Universidad Rice en Texas, ya están por debajo de 1,4 millones de barriles diarios (pasaban de 2,5 millones a comienzos de siglo) y a Estados Unidos, se despacharon en noviembre menos de 500.000 barriles diarios.
Estados Unidos fue durante un siglo el mayor destino de las ventas, que alcanzaron1,5 millones de barriles por día, y es actualmente la principal fuente de ingresos, pues las exportaciones a China, que pasan de 600.000 barriles por jornada, se usan para amortizar deudas.
En refinación “se está quizá aún peor” según Cisneros, pues las destilerías venezolanas, instaladas para procesar 1,3 millones de barriles diarios, “trabajaban hace unos años a 90 o 95 por ciento de su capacidad y ahora a un tercio, 30 o 35 por ciento. Ni siquiera abastecemos nuestras necesidades de gasolina”, que parte debe importarse, advirtió.
A la merma en la producción de gasolinas, lubricantes y otros derivados, se agregan los problemas de distribución a las 1.650 estaciones de servicio en este país de casi un millón de kilómetros cuadrados, 31 millones de habitantes y cuatro millones de vehículos.
Una base del problema está en el absurdo precio de la gasolina en el país, la más barata del mundo. Un litro cuesta un bolívar, que a un tipo de cambio oficial puede equivaler a 10 centavos de dólar, pero a la tasa del mercado negro equivale a un milésimo de centavo: con un billete verde se podrían comprar 100.000 litros.
El costo de oportunidad perdido al rematar de esa manera medio millón de barriles de combustibles cada día representa para PDVSA una pérdida de ente 12.000 y 15.000 millones de dólares anuales.
Adicionalmente, se genera un problema de “contrabando de extracción” hacia Colombia, Brasil y el Caribe, que el Estado contiene parcialmente con controles y racionamiento que originan escasez y enormes colas de vehículos ante expendios de gasolina en las fronteras.
PDVSA ha pagado con atrasos este año intereses por los bonos de su deuda y Sinopec, una firma estatal de China  -aliado que ha aportado a Caracas créditos por más de 50.000 millones de dólares-,  llegó a querellarse contra la empresa estatal venezolana, ante un tribunal estadounidense, por 21,5 millones de dólares en compromisos no honrados.
Finalmente, Estados Unidos impuso sanciones sobre Venezuela que dificultan la renegociación de las acreencias del país y de PDVSA.
“Las sanciones y el default (cese de pagos) técnico hacen más difícil que los socios inviertan en las empresas mixtas. La industria petrolera venezolana parece haber entrado en la espiral de la muerte”, dijo Monaldi.
Cisneros cree que una recuperación de la industria “es posible con otro esquema organizativo, como el argentino, con una empresa de papel, Enarsa, y una operadora, YPF (51 por ciento del Estado, 49 por ciento cotizada en bolsa)”.
Para llegar allí “hay dos posibilidades; una es que el actual régimen reaccione en materia económica y petrolera, y otro es que se produzca un cambio político y el país se vuelque a un aprovechamiento de sus recursos humanos, económicos y petroleros”, concluyó.
Editado por Estrella Gutiérrez
http://www.ipsnoticias.net/2017/12/se-desmorona-la-industria-petrolera-venezuela/